La Carta Astral

Encuentra un sentido
más pleno en tu vida

¿Qué es la Carta Astral o Natal?

La Carta Natal es una fotografía que captura la posición de cómo estaban los planetas en el Sistema Solar en el preciso instante de tu nacimiento. Especificando, la Carta Astral engloba cualquier representación astrológica, mientras que la Carta Natal se enfoca exclusivamente en la configuración de los planetas en el momento exacto de tu llegada al mundo. Ahora bien, coloquialmente se conoce a la Carta Natal también como la Carta Astral.

Para comprender lo que representa la Carta Astral, imagina encontrarte en el epicentro de un enorme escenario cósmico, donde los planetas son los actores que desempeñan su papel en un espectáculo tridimensional, moviéndose a tu alrededor en el vasto teatro del espacio. La Carta Astral sería como dar un paso atrás, salir del escenario y capturar en una fotografía lo que representan las tres dimensiones de este asombroso espectáculo cósmico, y justo en el momento exacto de tu nacimiento.

¿Qué son las Casas Astrológicas?

La Carta Astral está dividida en doce porciones o “quesitos” que representan cada una de las áreas de tu vida, en doce casas o sectores más o menos desiguales de tamaño dependiendo del momento y coordenadas geográficas.

Imagina que estás de pie en el centro de un enorme reloj celestial, y el cielo es como el disco del reloj. Ahora, divide ese disco en doce sectores, como las horas del reloj. Estos sectores son las Casas Astrológicas, y cada casa representa una parte específica de tu vida como la profesión, las relaciones, la infancia o la salud.

Cuando miras tu Carta Astral es como observar qué planetas están ubicados en cada una de esas “horas” del reloj. Como cada casa tiene su propio significado y propósito, los planetas situados en cada casa influyen en esa área específica de tu vida. Así que, en esencia, las Casas Astrológicas son como divisiones en el reloj del cielo que te dan pistas sobre diferentes aspectos de tu existencia.

¿Qué son los Signos Zodiacales?

En los inicios de la humanidad, cuando todo era más simple, las personas desempeñaban roles específicos según su ocupación durante toda su vida, incluso durante varias generaciones, se podía ser guerrero, agricultor o comerciante, por ejemplo. Nuestros antepasados descubrieron que la posición del Sol en el momento del nacimiento estaba vinculada a esos roles, descubrieron que, en ciertas épocas del año nacían más guerreros (Aries), en otras más agricultores (Tauro) y en otras más comerciantes (Géminis). Estos patrones dieron origen y evolucionaron a lo que hoy conocemos como los 12 Signos Zodiacales, las 12 formas comportamentales o arquetipos.

La Carta Astral, al integrar tus Signos Zodiacales con la posición de los planetas y las Casas Astrológicas, actúa como un mapa que revela cómo estos elementos se combinan en tu personalidad y vida.

¿Nos influyen los planetas?

El Sistema Solar es como un enorme sistema de partículas en movimiento, donde los planetas giran alrededor del Sol debido a la fuerza de la gravedad. Esta disposición es similar a cómo los electrones orbitan alrededor del núcleo de un átomo.

Si trasladamos esto a una escala más comprensible, donde el tamaño del átomo se compara con un campo de fútbol, los electrones serían como diminutos puntos en las gradas más altas, mientras que el núcleo del átomo sería como un guisante en el centro de campo.

Ahora, si elimináramos un electrón de ese átomo, ¿cambiaría?. Pues sí, por completo, sería como transformar un elemento en otro. Cada electrón tiene su propia influencia en la estructura del átomo, similar a cómo cada planeta afecta a la dinámica del Sistema Solar.

Este paralelismo revela que las leyes que rigen el mundo microscópico de los átomos son sorprendentemente similares a las que gobiernan el mundo macroscópico de los planetas en el espacio. La percepción que podamos llegar a tener de esas leyes, fuerzas y energías en ocasiones han podido ser medidas, y en otras muchas no, pero eso no significa que no existan, al revés, están vivas y latentes en la experiencia humana.

¿Nos determina la Carta Astral?

La Carta Astral sería como la partitura creada por un “compositor universal” para la sinfonía de tu vida. Como de todos es sabido, no sonará igual si esa partitura la interpreta, por ejemplo, la Filarmónica de Berlín, U2 o Julio Iglesias, ¿verdad?

Como Astrólogo Humanista, mi función es leer tu Carta Astral y traducir de la manera lo más fiel posible las notas, el compás y las características de “tu partitura”, para que sientas y comprendas “la sinfonía” que has venido a realizar, para que te reconozcas y te puedas desarrollar con el máximo esplendor.

Ahora bien, tú tienes la libertad de decidir cómo quieres interpretar la partitura de tu vida, y esa libertad de interpretación preservada y protegida es lo que se le llama el libre albedrío. 

Por ello, la Carta Astral no determina a nadie, sino que consigue que obtengas un profundo autoconocimiento, revela tu verdadera autenticidad y te brinda la libertad de elegir tu propio camino.

Soy un traductor

Hay quien estudia y se forma para traducir el inglés, el alemán, el sánscrito o los símbolos egipcios. Como Astrólogo Humanista, durante años me he formado como traductor del significado de los signos y planetas en las Casas Astrológicas de tu Carta Astral.

Es como el arqueólogo que “traduce los significados” de una pintura rupestre encontrada en un yacimiento, una imagen o unos símbolos que fueron grabados en la piedra hace siglos. O como el botánico que “traduce el significado” de las diferentes capas de la corteza de un árbol milenario.

Una sabiduría ancestral

Desde tiempos inmemoriales se ha ido recopilando la información del comportamiento de las personas que nacían con según qué planeta en cada posición de la Carta Astral, así como el impacto de esos planetas al moverse por las diferentes Casas Astrológicas.

La Astrología tiene sus raíces en el imperio Caldeo-Babilónico, fue estudiada en multitud de culturas, evolucionó de la mano de grandes eruditos como Platón en Grecia, entre muchos otros, y a lo largo del tiempo, fue desarrollada por mentes brillantes como Nostradamus. Incluso, ya en el siglo XX, fue examinada mediante métodos científicos por Michel Gauquelin.

La Astrología ha sido utilizada por emperadores, reyes y poderosos, y por ello mismo, nunca interesó que fuera de fácil acceso a cualquiera, porque siempre ha primado el control de las masas por encima del desarrollo individual. Por poner un ejemplo, en el imperio romano, visitar a un astrólogo podía acarrear severas penas si se descubría. Con este fin, a lo largo de la historia, la Astrología ha sido desprestigiada y tratada de forma banal.

En la actualidad, a pesar de que no se hable abiertamente, la Astrología es una herramienta de uso común entre corporaciones empresariales y gobiernos. La Astrología Mundial tiene un peso muy específico a la hora de la toma de decisiones trascendentes en según qué ámbitos.

La Astrología Humanista

La Astrología clásica se enfoca en que obtengas el máximo conocimiento de ti mismo y de tu entorno para mejorar tu vida, lo cual es positivo. Sin embargo, la Astrología Humanista va más allá al considerarte parte de un todo universal, reconociendo tanto tus derechos como tus deberes en el mundo, no solo valora aquello que puedes llegar a recibir, sino también todo aquello que puedas contribuir y aportar.

Se puede decir que la Astrología clásica es como mirarte en un espejo para entender tu reflejo y el entorno que te rodea, como si fueras el centro de tu propio universo. En cambio, la Astrología Humanista sería como salir de ese espejo y reconocer que eres una pieza vital de un rompecabezas más grande, donde no solo importa cómo encajas, sino también el papel que desempeñas en la imagen completa. Es como pasar de mirar tu propia foto a formar parte de un cuadro colectivo, en donde cada pincelada es esencial para crear una obra significativa.

La brújula del mapa de tu vida

El objetivo principal de la Astrología Humanista, mediante la Carta Natal o Astral, es que seas consciente de quién eres con profundidad y que te puedas desarrollar vocacionalmente, que veas con claridad aquello que eres y aquello que puedes aportar, buscando ese justo equilibrio. Y es en ese equilibrio cuando uno descubre aquello que le da sentido a su vida, es el camino que todos debemos transitar para encontrar aquello que nos haga sentir vivos, únicos y diferentes. Es descubrir el ¿para qué?, ¿con qué finalidad soy así?, ¿qué es aquello que llevo dentro y debo cumplir en esta vida?

La Carta Astral actúa como una brújula para caminar por el mapa de tu vida, es la guía para llegar a alcanzar tus metas y propósitos. Como decía Román Payne: “Debes darlo todo para lograr una vida tan hermosa como aquella que danza en tu imaginación”.